preload
Detección Precoz del Sexo y RH Fetal Análisis de Aguas de Pozos
Dec 01

tattoo

La esterilización es una técnica de saneamiento preventivo para conseguir la asepsia, o sea, la destrucción de todos los microorganismos y sus formas de resistencia que puedan existir en la superficie o en el espesor de un objeto cualquiera. Obtiene como resultado la ausencia de todo germen vivo consiguiendo material estéril.

Es un requisito previo imprescindible para asegurar que la utilización del instrumental quirúrgico o el empleado en cualquier procedimiento que
suponga un contacto con sangre o tejidos humanos es seguro. Con ello se evita la transmisión de infecciones que pueden ser muy graves, como la hepatitis B o el SIDA

La esterilización se puede conseguir por diversos procedimientos, físicos o químicos, Uno de los más utilizados es el Autoclave o estufa de vapor, que emplea vapor de agua saturado calentado en recipiente cerrado para producir una elevación de temperatura y presión. Es imprescindible confirmar que la esterilización se ha realizado de una manera correcta y efectiva. Para ello se deben realizar controles del procedimiento.

Laboratorios Altimir ofrece el control de esterilización mediante indicadores biológicos y por registro continuo de las temperaturas:

> Los controles microbiológicos confirman si el proceso es capaz de alcanzar la pequeñísima probabilidad de supervivencia microbiana (10-6), considerada en toda la legislación internacional como garantía de esterilidad. Para ello utilizamos suspensiones de esporas en caldo de cultivo. Las esporas utilizadas son de Bacillus stearothermophilus, recomendadas para el control de la esterilización por vapor de agua.
Laboratorios Altimir suministra al cliente ampollas de esporas herméticamente cerradas para que las coloque entre su material a esterilizar, en el lugar de más difícil acceso. Se realiza el autoclavado de la forma habitual y cuando termine se retornan las ampollas al laboratorio.
En el laboratorio se incuban para comprobar que las esporas no son viables. Si no hay crecimiento, el proceso es correcto y el material es estéril. En caso contrario, el material no esta correctamente esterilizado y puede transmitir infecciones.

> El registro continuo de temperatura consiste en introducir en el autoclave una sonda que registra la temperatura alcanzada a lo largo de todo el proceso. Cuando se termina el autoclavado se genera una gráfica de la evolución de la temperatura, con lo que se puede comprobar si se alcanza la adecuada (121ºC) durante los 15 minutos del proceso

La información obtenida es de gran utilidad para asegurar la seguridad de sus pacientes y de cara a las autoridades sanitarias, confirmar el cumplimiento de los requisitos sanitarios obligatorios.

Deja un comentario